El Ladrón Que Pidió Permiso

Actualizado: 8 de nov de 2019


¿Te han robado alguna vez?

Cuando me hacían esta pregunta, tratando de entender si mi ciudad era insegura, yo respondía con un rotundo NO, luego, un día, en una conversación casual con una amiga, me descubrí mentiroso; hoy te contaré como fue que me robaron:

Un día en mi natal Cali, fui abordado por un tipo con muy mala facha, con cada paso que él daba se aceleraba mi corazón y aunque pensé en correr, algo dentro de mi dijo: ya es muy tarde nene.

El susodicho inicio con la siguiente frase:


-no quiero que se asuste papi.

Yo por supuesto muy varonil, estaba que corría.

Entre cada palabra me mostró una herida que le hicieron según él en un asalto frustrado, por lo cual me pedía que no lo pusiera en esa situación porque ya había salido mal librado y solo necesitaba algo de dinero, de esta manera me pidió permiso, si, permiso de meter su mano en mis bolsillos para buscar el botín.

No me opuse a tan amable solicitud, de alguna manera ya no tenía miedo.

Encontró $ 20.000 pesos y mi BlackBerry, me dijo – solo necesito esto – y devolvió la BlackBerry y $ 5.000 a mi bolsillo. Debo confesar que hasta el día de hoy descubro que fue un asalto ¿qué pasó con el guion? ¡quieto, esto es un asalto! O ¡Páseme todo lo que tenga! La forma en la que sucedió todo, me hizo pensar que solo había sido un donativo o algo así, la verdad suena absurdo y algo gracioso, sin embargo, debo decir que la forma en la que se dicen las cosas impacta demasiado en el efecto que causas en las personas.

¿A qué viene todo esto de la historia del robo?

Te diré algo: al usar la comunicación adecuada, siendo coherente con tus actos, obtienes mejores resultados.

Este ladrón me demostró que hasta para un acto tan vil, la comunicación juega un papel importante, él encontró en la comunicación un aliado para lograr su propósito.

Te haré algunas preguntas:


¿Cuántas veces dejaste a alguien hablando solo porque te irritaste mucho?

¿Cuántas veces te has sentido frustrado porque se te ocurrieron todas las formas de responder mucho después de terminada la discusión?

¿Cuándo fue la última vez que querías gritarle a tu jefe, tu pareja o amigo?

Seguramente has vivido las mismas situaciones o por lo menos una parecida.

No dejes que esas situaciones definan quién eres y qué puedes aportar. El no entender el porqué de algunas reacciones, el por qué algunas veces decimos cosas sin pensarlas o el no poder dominar nuestros actos no puede anular nuestra capacidad de hacer amigos e influir en las personas. Sé que puede ser algo abrumador, pero no debe ser un obstáculo para avanzar. Eres responsable de lo que piensas, dices y de lo que los demás entienden, pues es tu responsabilidad tener una correcta comunicación.

Quizá en este momento no logras comprender ese desorden emocional que sientes en ocasiones con determinadas situaciones o personas, no logras pensar con total claridad y buscas respuestas en internet y lo único que encueras son frases como: calma las aguas de tu mente y el universo y las estrellas se verán reflejados en tu alma.

Tanto en la vida personal como en la empresarial, es vital saber transitar las emociones, para dar un manejo adecuado a las diferentes situaciones que presenta la vida, por eso siempre digo: más importante que las circunstancias, es la actitud con la que abordas las circunstancias.

Escríbeme para ayudarte a crear esa amalgama entre inteligencia emocional y racional pues de esta manera tendrás una clara ventaja en las relaciones, ventaja que puedes usar para los negocios o simplemente para llevar una vida de pareja más sana.

Nos leemos pronto doers, recuerda hacer que este día valga la pena, dale me gusta y comparte. Un abrazo

#Elpoderdelashistorias #Negocio #Coach #liderazgo #ComunicaciónAsertiva #MarketingRelacional #Ladrones

© 2023 by Jhon Hernandez | Entrenamiento para la Vida S.A.S. | NIT 901202893 - 6​​ | 

  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo